Fumar ‘cómodamente’ cuando eres no fumador

agosto 25, 2009 at 11:13 am (Uncategorized) (, , , , , , )

Tabaco

El 1 de enero de 2006 entró en vigor la ley española 28/2005 ‘de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco.’ Para las empresas tabaqueras la ratificación de esta ley se trató de una victoria tras muchos meses de esfuerzos por convencer a las autoridades sanitarias de nuestro país sobre la conveniencia de crear una ley descafeinada, menos estricta de las que venían aprobando en países como Italia, Irlanda y Escocia. La definición de la nueva ley, por su complejidad y por la estructura descentralizada del España, haría imposible su implementación y vigilancia, y lo que es más serviría a las tabaqueras como referente para convencer a otros países sobre los ‘beneficios’ de la ‘convivencia’ de fumadores y no fumadores en espacios llenos de humo.

En marzo de este año, durante la Conferencia Mundial sobre el Tabaco y la Salud que se celebró en Bombay (India), dos representantes del Centro para la Investigación sobre el Cáncer alemán presentaron un documento titulado “No te dejes engañar por la solución española”, en el que resumieron el fracaso de la ley antitabaco española e impulsaron a los demás países a no repetir los mismos errores.

Para cualquier habitante de España, la mayoría de las conclusiones son de sobra conocidas. Resume las diversas interpretaciones de la ley nacional en las diferentes Comunidades Autónomas con un papel destacado para Madrid, Valencia, Castilla y León y La Rioja como las Comunidades que más han flexibilizado la ley. Según el estudio, sólo el 15% de los 300.000 locales de hostelería y sólo el 10% de los locales de menos de 100 metros cuadrados en España se han declarado libres de humo. Respecto a los espacios de más de 100 metros cuadrados, sólo el 15% respetan las normas de señalización y de separación de las zonas de fumadores y no fumadores.

Sin embargo, lo que más llama la atención del informe, son los datos que nos proporciona sobre los esfuerzos de la tabaquera Philip Morris por persuadir a los responsables de sanidad de otros países para que adopten medidas parecidas a la ‘solución española’. Según estos textos internos, la tabaquera arguye que “no se puede ganar el debate público sólo con argumentos científicos. Sólo hemos ganado mediante estrategias de relaciones con autoridades y el trabajo con aliados a quienes les preocupa la desmesura de algunas de las medidas contra el tabaco.” En una tormenta de ideas realizada por esta misma empresa, se llegó a la conclusión de que cualquier solución debía incorporar sistemas de ventilación para eliminar la necesidad de separar zonas de fumadores y no fumadores y afirmaron que la mejor estrategia era hacer eco de los intereses de grupos afectados por las políticas antitabaco. Aquí no hace ninguna referencia a los trabajadores sino a los intereses económicos de los propietarios de la hostelería y a la libertad de los fumadores para elegir. Finalmente, sugiere que los contactos con autoridades no se realicen directamente a través de Philip Morris, sino a través los grupos económicos ‘afectados’ al tratarse de un método más eficaz para convencer a las autoridades sanitarias.

Los objetivos principales de Philip Morris, según indica el informe eran:

1)  Reducir la tensión entre fumadores y no fumadores.

2) Permitir que tanto fumadores como no fumadores puedan fumar cómodamente (sic) en la gran mayoría de locales de hostelería.

3) Parar los esfuerzos de prohibir el consumo de tabaco, sobre todo en hostelería y restauración.

4) Demostrar que es posible ‘fumar cómodamente’.

Según los autores del estudio, el resultado de la ley española ha sido la reducción de las partículas finas en un 94% en los lugares de trabajo y sólo una reducción mínima en los grandes locales de hostelería, los pubs y las discotecas. Respecto a los trabajadores de hostelería, afirman que están más expuestos al humo que antes ya que los fumadores ahora van a los bares específicamente para fumar. Además, se obliga a las mujeres embarazadas a trabajar en ambientes llenos de humo de tabaco.

¿Quién se siente cómodo con semejante legislación? ¿Los fumadores ya se mueren cómodamente como en los campos de concentración nazis? ¿Los no fumadores se sienten cómodos al inhalar ingentes cantidades de humo de tabaco sin filtrar o al tener que echar toda la ropa en la lavadora y ducharse al regresar a casa? ¿Las tabaqueras se sienten cómodos al colaborar en la mayor matanza de ciudadanos desde la II Guerra Mundial? O para estar cómodo, ¿sólo importa el dinero?

Permalink 10 comentarios

¿Vida o Muerte?

marzo 28, 2009 at 2:43 pm (Madrid) (, , , , )

Por el Derecho a No Fumar

Por el Derecho a No Fumar

Permalink 3 comentarios

La planta de Mr Lunk es (algo) más apetecible que el tabaco

marzo 22, 2009 at 9:29 pm (Uncategorized) (, )

mr-lunk

Recuerdo hace años, cada vez que alguien me preguntaba si alguna vez  había sido fumador, le respondía con cara de indignación, y la respuesta contundente, “¡No! ¡En mi vida he fumado! O al menos, si alguna vez lo he hecho, lo que yo fumé no era tabaco.”

Parecía hacerles gracia. Aunque que yo sepa, nunca he visto a Bill Clinton fumar un cigarro. Obama tiene que ocultar su hábito (En la Casa Blanca – un edificio público – está terminantemente prohibido fumar), pero Clinton, por lo menos, admitía haber fumado otra sustancia alternativa (por supuesto, sin inhalar).

Lo que yo había probado, sí lo había inhalado. La última vez, me encontraba en una fiesta, y me atraía una determinada chica francesa con la que no era posible mantener una conversación coherente. Sin conversación, no iba a llegar muy lejos, por lo tanto, decidí que la única solución era compartir la sustancia que había servido para generar su condición con el objetivo de alcanzar el mismo nivel espiritual, y por tanto, poder comunicar en el mismo lenguaje. No recuerdo quien decía que Inglaterra y Francia era un único país, dividido por dos lenguas. Pues, para alcanzar la lengua de esta chica, el obstáculo no era precisamente el francés. Para acortar una historia larga, no conseguí mi objetivo, porque unos minutos después me caí al suelo, y desde ese momento nunca he vuelto a fumar nada.

En fin. Me he desviado del tema. El caso es que para muchas personas, puede parecer incoherente que alguien tan empecinado en borrar todos los fumadores de la faz de la tierra, escriba con tal ligereza sobre otra sustancia que muchos definen como uno de los mayores peligros para la humanidad -y normalmente los que más la critican son los que más la consumen.

Pues, a pesar de mi actual obsesión por mantener una salud de hierro, el peso de los años y de la seriedad de mi ánimo, he tenido la suerte de topar esta tarde con un artículo que parece confirmar lo que yo siempre sospechaba. El tabaco es mucho más peligroso que la marihuana.

Según el conocedor bloguero holandés, Mister Lunk, la sustancia en los cigarros que más culpa tiene por la incidencia del cáncer entre los fumadores, no es el alquitrán sino los fertilizantes radiactivos que se utilizan en grandes cantidades en el cultivo del tabaco, y que llegan a los pulmones con impresionante rapidez a través del humo. Pues, resulta que según el Sr. Lunk, no es justo comparar la marijuana con el tabaco, porque el tabaco transmite mucho mejor las sustancias radioactivas y canceríginas, principalmente el Polonio, a los pulmones del fumador. La solución sería en este caso, el cultivo de tabaco orgánico.

Algo de razón debe tener. El tabaco puro, por muy peligroso que sigue siendo, ni es tan potente, ni tiene un olor tan intolerable que las sustancias químicas que fuma la inmensa mayoría de los fumadores españoles. Y es bastante más agradable el olor de la marihuana que el humo de tabaco de segunda mano. Por supuesto, habría que prohibir en locales de ocio el consumo de cualquier sustancia perjudicial para la salud de los que no la compartan de manera activa, de todas formas la comparación de Mr. Lunk, por lo menos nos ayuda a aclarar lo absurdas que son unas leyes que prohíben la marihuana, y en cambio, permiten algo mucho peor.

En cualquier caso, cuando el objetivo es romántico, la mejor táctica es cuidar el aliento.

Permalink Dejar un comentario

Campaña en Bombay (Bollywood) contra el tabaco en el cine

marzo 12, 2009 at 12:04 am (Uncategorized) (, , , , , )

ghana

Según una página web de Ghana, me entero de la iniciativa de los jóvenes de 27 países, que se han unido en los días previos a la “Decimocuarta Conferencia sobre el Tabaco ó la Salud”, en Bombay, India, para hacer campaña contra la publicidad del tabaco en el cine.

Según los impulsores de la campaña, aunque se prohíba la publicidad del tabaco a nivel nacional, no se puede evitar que las tabacaleras utilicen las películas producidas en otros países como medio para publicitar sus productos letales. Posteriormente, sus mensajes llegan a los jóvenes de todo el mundo a través de las descargas en Internet, los DVD, la televisión por satélite o en los propios cines.

En la India, el tabaco mata a más de 1 millón de personas al año, de todas formas, en enero de este año, el tribunal supremo de Nueva Delhi derrogó una ley que prohibía las escenas relacionadas con el tabaco, afirmando que era más importante defender la libertad de expresión artística.

De todas formas, la “glamorización” del tabaco en el cine es una de las principales causas por las que los jóvenes empiezan a fumar, y aunque es verdad que eliminar el tabaco de las películas transmitiría una imagen poco realista de sociedades como la india o la española, una cosa son las escenas en las que por motivos artísticos, uno de los protagonistas fuma, y otra cosa bien distinta es el ‘product placement’, es decir las iniciativas promovidas por las tabacaleras para que sus marcas aparezcan en primer plano o para que sus mensajes se transmitan de manera subliminal.

Una prueba de que lo que realmente ocurre es que según una investigación de la Organización Mundial de la Salud, en los años 2004 y 2005 aumentó la agresividad de las apariciones del tabaco en las películas de la India. En este periodo, el 89% de las películas analizadas incluían escenas relacionadas con el tabaco, y el 41% utilizaba el mecanismo del ‘product placement’.

Me parece bien que en países como Ghana y la India se debate este tema. Quizás pueda servir también como lección para España.

Permalink 6 comentarios

Fumar con 3 años, y otras hazañas

febrero 1, 2009 at 8:51 pm (Uncategorized) (, , )

Antonio Luis Valdivia nos informa en su blog de una noticia, originalmente publicada en el New York Times, acerca de un pueblo en Silicon Valley, California, en la que se ha adoptado una ley, pionera en Estados Unidos, que prohíbe fumar hasta en los pisos privados.

La medida es el resultado de la iniciativa de un grupo de jubilados del pueblo de Belmont, que protestaron por el hecho de que el tabaco de segunda mano entraba en sus viviendas procedentes de los pisos de sus vecinos. Según el Times, los expertos en sanidad pública están muy atentos al desarrollo de este nuevo precedente legal según el cual no se podrá fumar en edificios compartidos.

La batalla antitabaco también ha llegado a los grandes portales de Internet. El servicio de intercambio de fotos, Flickr, que pertenece a Yahoo!, ha prohibido la publicación de imágenes que inciten a los usuarios a fumar tabaco, según informa Soitu.

Sin embargo, una cosa es promover la publicidad del tabaco, y otra es enseñar a fumar a un hijo de 3 años. Es el caso de una mujer en el Reino Unido, condenada a 40 semanas de prisión después de que una vecina grabara con cámara oculta mientras el pequeño fumaba un pitillo, y con bastante destreza. Sólo falta que las tabacaleras le agradezcan el empeño, y le regalen una cajetilla al día para el resto de su vida. No les costará mucho, está claro. A ese ritmo, el pobre no aguantará ni la sentencia de su madre.

Aunque deje de fumar ya, lo más probable es que de adulto padezca depresión. El diario 20 Minutos ha publicado los resultados de un estudio de la Florida State University que determina que la nicotina en los adolescentes induce a un estado parecido a la depresión caracterizado por una carencia de placer y aumento de la sensibilidad en el futuro.

¿Cómo puede la gente ser tan ruina?

Permalink 4 comentarios

Decálogo para una nochevieja sin tabaco

diciembre 30, 2008 at 10:08 pm (Madrid) (, , , )

nochevieja-madrid1

1) Despedir el año a través de Twitter: Es lo más ‘in’ este año. Para los que no pudieron estar ‘in situ’ las comunidades online, las redes sociales, los blogs y los microblogs celebraron la elección de Barack Obama, la reelección de Zapatero, la victoria del Real Madrid en el Derbi,… desde la comodidad del sillón y de forma interactiva con comentarios de sus amigos incluidos. ¿Por qué salir en nochevieja si puedes twittear y analizar las campanadas con el apoyo de los expertos?

2) Ir a un restaurante vegetariano: Son de los pocos sitios en España que respetan la ley antitabaco, y en algunos casos, como es el de Al Natural, organizan fiestas en nochevieja, aunque eso sí, por el precio de 60 euros por persona, hay que sacar el bolsillo.

3) Ir a uno de los pocos bares de Madrid que respetan la ley antitabaco. Se pueden contar con los dedos de una mano. Algunos de los más conocidos son: Casa Mingo, Casa Granada, Docamar. Llamar primero para asegurar que abren en nochevieja pero sirven buena comida, tapas y cerveza, y también te dejan respirar. ¿Qué más se puede pedir?

4) Hacer el camping: Sí, hace frío. Pero cuando medio mundo alborota las plazas de las principales ciudades, ¡qué mejor manera de celebrar la entrada al año que hacer una barbacoa en pleno campo!

5) En Barcelona: Una de las comunidades que mejor respetan la actual legislación del tabaco en España. Sin duda será más fácil encontrar un restaurante o un bar libre de humo en la Ciudad Condal. Mucho más que en Madrid por lo menos, aunque todavía les queda bastante camino por recorrer.

6) Celebrarlo en casa: Cuidado a quien invitas. No hay nada peor que hacer el esfuerzo de preparar una cena si luego los invitados se pasan del salón, a la cocina, a la ventana,  y finalmente a la calle, para poder fumarse unos pitillos. Si son capaces de aguantar 8 – 10 horas sin fumar en un vuelo transatlántico, no es mucho pedir que esperen hasta que suenen las campanadas de la medianoche.

7) Coger un vuelo a Londres, París, Nueva York, Roma, Ámsterdam, Buenos Aires…: Cada vez más países están adoptando leyes que prohiben fumar en espacios públicos. En Madrid y en Valencia, numerosos locales que normalmente están libres de tabaco, saltarán la ley ‘a la torera’ en nochevieja. Hasta que en España no se legisle para velar por la salud de todos , casi mejor gastar el dinero en lugares que muestren el mínimo de respecto por tu salud. ¿Por qué pagar más por menos? Y con la libra tan barata…

8) Celebrar una nochevieja ‘friki’: El blog, Clipset, ha organizado una despedida del año geek, al lado del árbol de navidad comecocos de Plaza de Castilla. Anímate. Acorde con el espíritu de la nochevieja más friki, tendrá lugar esta misma noche, a las 11:00 hrs, un día y una hora antes de la nocheviaje cristiana, y al estar al aire libre y con bastante menos gente que en Sol, aire habrá.

9) En la playa: Una de las formas más románticas de despedir el año, según la compañía por supuesto.

10) En la cama: También según la compañía, aunque si te encuentras solo, léete un buen libro, y olvídate de toda esa gente que pasea por la Gran Vía en busca del último taxi de la noche.

Ante todo, pasadlo bien. ¡Feliz Año a Todos!

Permalink 2 comentarios

¿Es necesaria la movilización social para el control del tabaquismo?

diciembre 20, 2008 at 9:37 pm (Uncategorized)

El concepto de paz es inseparable del concepto de justicia a todos los niveles: internacional, social e interpersonal. La paz se sitúa no sólo en relación a la guerra armada, porque hay muchas formas de guerra: cultural, económica, política, social, etc

Esta manifestación realizada por Jaime Dias, viene a poner de manifiesto que efectivamente hay una guerra social, llamada comúnmente “la guerra del tabaco”, y que está alimentada en primer lugar por la industria del tabaco que trata de fomentar e incrementar sus beneficios, por los gobiernos que tienen el dilema de ser justos y preocuparse por la salud y el derecho a la misma de sus conciudadanos frente a la posible pérdida de votos de los fumadores, por los ciudadanos fumadores enganchados a esta droga tan social que tanto les mediatiza y por la gran mayoría silenciosa, que son el resto de ciudadanos que no desean fumar, pero que se ven obligados a ello, bien por su trabajo en hostelería, bien por su tolerancia frente al humo de tabaco o por su corta edad, como son todos los niños, y especialmente los hijos de los fumadores y fumadoras.

Si a esto añadimos el gran desconocimiento sobre el perjuicio para la salud del aire contaminado por el humo de tabaco, nos dibuja un panorama muy ajustado al de la España de hoy. Una España que APTA y el movimiento civil que gravita a su alrededor trata de modificar, buscando justicia, siendo conscientes de que mientras no haya justicia, no habrá paz.

Que la epidemia del tabaquismo es totalmente prevenible es por todos ya conocido, el dilema está en la adopción de medidas eficaces para el control del tabaco, éstas les corresponde a los gobiernos, y la sociedad civil debe esforzarse en su consecución y respeto. Una parte de ésta sociedad civil, integrada en APTA, la más comprometida con el área de la salud, ha creado un entorno propicio para ayudar a las personas a abandonar el hábito de consumir tabaco y evitar que se inicien en el mismo.

Recientemente en el plan de medidas MPOWER, desarrollado a partir del informe de OMS sobre la epidemia mundial del tabaco-2008, se han aglutinado seis políticas para reducir y prevenir el consumo de tabaco:

– Vigilar el consumo de tabaco y las políticas de prevención. La información de la epidemia del tabaco en un país y la manera de adaptar las políticas a las necesidades nacionales específicas es fundamental para establecer estrategias eficaces

– Proteger a la población de la exposición al humo del tabaco. Todas las personas tienen derecho a respirar aire sin contaminar por el evitable humo de tabaco, sin restricción por desarrollar su trabajo en un determinado sector.

– Ofrecer ayuda para poder dejar de consumir tabaco.

– Advertir de los peligros del tabaco. A través de los paquetes y con los medios precisos.

– Hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio

– Elevar los impuestos del tabaco

La aplicación de estas estrategias ofrece inmejorables posibilidades para salvar millones de vidas, a pesar del avance promovido por la industria del tabaco en los países en desarrollo, entre jóvenes y adultos, que serán los más seriamente perjudicados con esa política de marketing de la industria.

El Convenio Marco de la OMS para el control del Tabaco (CMCT) ha servido para promover un ímpetu político en los países para la prevención, pero solamente con la implicación de los gobiernos y de la sociedad civil, se podrá hacer frente a una industria tabaquera tremendamente rica y poderosa.

La movilización de la sociedad civil es necesaria, ésta ha de ser estructurada, intensa para movilizar a la mayoría silenciosa, con suficiente extensión y penetración geográfica, para que llegue a todo los ciudadanos a pesar de la diversidad cultural y así ir creando un fuerte tejido social que haga frente a esta epidemia. Pero todo esto no será eficaz si no va acompañado de prácticas como:

El desarrollo de una ley sencilla y clara, que prohíba fumar en todos los lugares públicos sin excepción y no dejando la decisión a políticas voluntarias que se han demostrado son ineficaces.

Estar preparados para dar respuesta al adversario, deslegitimando cualquier argumento que cree una oposición frontal a la ley.

Educando a la sociedad, sobre los daños que ocasionan los componentes tóxicos, la física de la difusión del humo del tabaco, los riesgos a la exposición… y todo lo preciso para que el ciudadano conozca el producto que tiene entre sus dedos y los efectos que le ocasiona a él y a los de su entorno.

Ensalzando al no fumador, considerando esta práctica de prestigio, limpia; que sea bien vista en contraposición al fumador de tabaco. En resumen desmitificando todo aquello que ha hecho hasta ahora la industria, a través de tantos años de publicidad y tantos miles de millones invertido en su promoción.

Elaborando planes de aplicación de la norma y de su cumplimiento a través de un establecimiento normativo claro por las autoridades que han de implementarla, así como el establecimiento de los sistemas de vigilancia para que se aplique la ley.

– El cambiar las normas sociales es complejo y costoso, pero no imposible. Somos conscientes de que hay que conseguir un clima social adecuado sobre todo en materia de prevención, pero la experiencia en otros países como Italia nos ha demostrado, que hay un paso imprescindible que dar para avanzar en la lucha contra este grave problema, que ha demostrado ser eficaz para proteger a la amplia población no fumadora, y modificar la creencia (grabada a fuego en nuestro intelecto por la industrial del tabaco durante años y millones invertidos) de que fumar es un práctica relacionada con el ocio. Nos referimos a la necesidad de “prohibir fumar en todos los espacios públicos”.

El incumplimiento de las insuficientes Leyes que ahora tenemos está creando sentimiento de impunidad. El no poner los medios necesarios para que se cumplan está creando innecesarios conflictos en la sociedad y agravios comparativos donde se intenta cumplir. Los legisladores están temerosos de utilizar las prerrogativas que la Ley les da para realizar una ley más restrictiva que facilite entre otros aspectos la paz entre ciudadanos, el resultado ante esta situación es que los ciudadanos nos sintamos engañados.

Es precisa la movilización social para exigir Justicia a los poderes públicos; que los legisladores nos doten de leyes claras y sencillas que no den lugar a diversas interpretaciones, tratando de ser justos y no temerosos ante la respuesta de unos en detrimento de otros.

El fumador no es el problema a combatir. Por lo que hay que luchar es para conseguir, a través de las leyes, proteger al que no desea fumar y sobre todo al que no tiene capacidad de decidir, como son los trabajadores de la hostelería y los menores de edad, los niños.

Luis Sánchez Castro

Secretario de la APTA

Enlace Original

Permalink 3 comentarios

El balcón que jamás existió

diciembre 1, 2008 at 9:55 pm (Madrid) (, , , , , , , , )

El Balcón de Rosales (¿o no?

Tardaremos, pero algún día agradeceremos al Excelentísimo Alberto, y a la lideresa de las Esperanzas, por haber traído el realismo mágico a Madrid. Aparentemente, de manera más o menos consciente, los dos mandatarios madrileños, tan ágiles a la hora de parecer del mismo partido y de dos partidos a la vez, se habrán confabulado para hacer que una discoteca que una vez existía, dejara de existir, y que luego, en un momento de su maravillosa inexistencia, que uno de los simios que regentaban el local asesinara en sangre fría a un cliente inexistente, sólo para que en el momento de la aparición de las cámaras de tele, el local volviera a aparecer justo a tiempo para que los regentes pudieran volver a cerrarlo para que otra vez no existiera, pero esta vez con una órden municipal, y sin dejar lugar a dudas de que la nueva inexistencia de la discoteca era esta vez obra suya, y que la habían hecho desparecer con el fin de evitar que volviera a ocurrir lo que ya había sucedido en el momento de su anterior inexistencia. Y todo ello, mientras la Presidenta de la Comunidad de Madrid, cual heroína de ciencia ficción mezclada con Rocky Horror, esquivara balas y pisara charcos de sangre en los lejanos estudios de Bollywood.

A ver si me explico, o si por lo menos logro separar la realidad de la ficción, los hechos de la fantasía, la esperanza de la desesperación, el Ruiz del Gallardón. El caso es que hace unos meses, un misterioso organismo de la Comunidad de nuestra señora la Presidenta, que nadie, ni siquiera los funcionarios que lo integran, sabe muy bien qué hace, y que se autodenomina, la Agencia Antidroga, recibió una denuncia por parte de un partido político que defiende los derechos de los fumadores, en la que denunciaba la discoteca, el Balcón de Rosales, por el flagrante incumpliento de una ley estatal, que con su maestría de las artes de la ilusion, la potencial candidata a sustituir a Mariano Rajoy, había logrado que también desapareciera de la vista y de las narices de los madrileños.

La Agencia de las Drogas y de las Halucinaciones, recogió la denuncia y un día soleado del mes de mayo, uno de sus 10 agentes, que por cierto trabajan sólo hasta las 19 hrs, aunque de poco importa este dato porque los efectos del LSD son iguales, sea de noche o de día, decidieron aprovechar unos momentos de su trance para visitar a la susodicha discoteca. La carta que luego remitieron unos meses después al Partido de los No Fumadores, nos cuenta lo que encontraron cuando llegaron al madrileño Paseo de Pintor Rosales:

Según dicha carta, “En fecha 9 de mayo de 2008, inspectores del Servicio de Inspección, Registro y Autorizaciones de la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid se personaron en el mencionado domicilio, no encontrándose ningún establecimiento con esa denominación…”

Pues, de un soplo, y a golpe de teclado, los Inspectores de la Droga y Boicoteadores Adjuntos de la Ley Antitabaco, habían hecho desaparecer uno de los locales más emblemáticos de Madrid. No se va a encontrar tabaco allí, muy señor mío, si el local que cita es tan inexistente como su derecho al oxígeno.

Cual fue su sorpresa, por lo tanto, unos meses después, cuando llegó a la atención del partido que el adjunto a la brujería de la Esperanza madrileña, Don Alberto Chaquetero de los Gallardones, había anunciado que iba a clausurar el local debido al asesinato de uno de sus clientes, y que a la vez cerraría otras tantas discotecas que seguimos sin saber si existían o no. Sin embargo, os puedo asegurar que el asombro del Partido está en absoluto justificado. La negra magia que reina en nuestra región embrujada está de sobra conocida, hasta tal punto, que ni siquiera el Santo Padre se atreve a reunirse con nuestro Extraordinarisimo Alcalde, por temor a quedarse poseído y de perder su devoción a la orden de la sagrada  COPE de los Santos.

No os asustéis. La historia continuará…

Permalink 3 comentarios

Bravas sin humos

noviembre 30, 2008 at 7:20 pm (Madrid) (, , , , )

Bravas sin Humos, 30 de noviembre de 2008

Hoy los participantes del grupo de Facebook, ‘Por el Derecho de No Fumar’, nos hemos unido en Docamar, uno de los pocos bares de Madrid que desde el primer día ha cumplido la ley del tabaco. Hemos pasado un rato divertido, ameno, rodeados de oxígeno y buena compañía, sin mencionar a las bravas que estaban ‘de muerte’ en el mejor sentido de la frase. Así mismo, hemos tenido la suerte de contar con el apoyo del Partido de los No Fumadores, representado por su Presidenta, Ana Bernia, su Vicepresidente y otros integrantes del partido, quienes también acaban de estrenar hace unos días un nuevo grupo en Facebook, con el fin de reforzar su presencia en las redes sociales. Han venido personas de todas las ideologías, así como gente sin ninguna afiliación partidista, todos unidos en el deseo de promover una vida social sin malos humos.

Somos muchos los que luchamos por una vida sin tabaco, cada uno a su manera, pero sólo con el esfuerzo conjunto lo conseguiremos. Y por eso, queremos que todos los que creen en la misma causa, unamos los esfuerzos para lograr que de una vez España salga del rincón de la historia, y que los no fumadores podamos disfrutar de los mismos derechos que ya se han ganado en casi todos los demás países de la Europa occidental, y más allá.

Sólo es el comienzo, y el camino es largo. Pero que nadie piense que vamos a pasar el resto de la vida siendo fumadores pasivos. Si nos une sólo una cosa, es nuestro amor a la vida. Queremos vivir, y queremos una mejor vida tanto para nosotros como para los recién nacidos. Queremos vivir, queremos disfrutar, y no queremos que como peaje para seguir disfrutando, otros nos perjudiquen nuestra salud y la de nuestros seres queridos.

Permalink 2 comentarios

DENUNCIA SOCIAL: ¿Por qué tengo que respirar el humo de los demás?

noviembre 23, 2008 at 11:37 pm (Uncategorized) (, , )

Para dar un descanso a mi propia voz, aprovecho para dar mayor visibilidad a un comentario muy interesante de un lector del blog. Creo que merece ser compartido. Gracias, Aurora:

¿Por qué tengo que respirar el humo de los demás? Esto es lo que me planteo yo cada vez que tengo que estar en sitios públicos, detrás de esta cuestión se pueden hacer muchas reflexiones y obtener múltiples respuestas, pero a mí la primera que se me viene a la cabeza es: EGOÍSMO. Egoísmo de aquel que con su decisión individual de fumar, me impone respirar el humo de sus cigarrillos, sin respetar mi libertad. ¿Pero por qué la gente no es consciente de este egoísmo?, pues creo que la respuesta está en nuestra cultura: una cultura del ocio que sin alguna razón lógica incluye el tabaco, el alcohol, incluso otras drogas.

A pesar de la existencia de la Ley antitabaco, ésta no está controlada dentro del ocio ni se hace cumplir. Yo me pregunto qué sentido tiene una ley que permite al local inferior en extensión a 100 metros cuadrados, a poder decidir entre dejar fumar y no hacerlo (la realidad todos sabemos cuál es, la elección para los dueños no es difícil.)

Por otra parte, los locales mayores de 100 metros cuadrados tienen la obligación de habilitar zonas separadas y completamente aisladas para no fumadores. ¿Quién controla esto?, la gran mayoría de los locales, aun habiendo tenido su tiempo para la reforma, no han cumplido esta ley. Esta situación es lamentable, y lo de poder elegir, a mi modo de ver es una tomadura de pelo para los no fumadores, cuyo derecho a respirar ambientes libres de humo no está siendo respetado. Yo particularmente me veo “obligada” a no salir, ya que estoy privada del derecho de tener un ocio sano.

El tabaquismo nos afecta a todos, no sólo al que fuma, todas las personas tienen derecho a la protección de su salud. Sin embargo existen colectivos especialmente sensibles al humo del tabaco, como todos aquellos que padecemos enfermedades respiratorias. Entre estas enfermedades se incluye la fibrosis quística, una grave enfermedad que afecta fundamentalmente a pulmones y páncreas.

Qué es la FQ
La Fibrosis Quística se debe a una mutación genética localizada en una proteína: la CFTR (Cystic Fibrosis transmembrana reguladora), esta proteína es la encargada de regular el paso de Cloro a través de la célula. Esta ausencia de la actividad de los canales de Cloro da lugar a una serie de complicaciones clínicas que se localizan fundamentalmente en los pulmones, que se van deteriorando progresivamente debido a infecciones crónicas difíciles de controlar.

Pero la Fq es también una enfermedad estresante, evolutiva y difícil para los pacientes y sus familias. La Fq significa también limitaciones como consecuencia de las bajas que sufrimos, los ingresos, la fatiga, el cansancio… Pero la limitación de salir por la noche o frecuentar lugares de ocio tales como discotecas, bares o pubs, no nos la impone nuestra enfermedad, nos la impone la sociedad, que impone sus intereses (fumar) sobre los intereses de otros (ocio sano sin humos) y su derecho a la salud.

Por lo tanto, desde el derecho a la protección de la salud y desde el derecho de la integración de personas con minusvalías, fumar en lugares públicos debería estar prohibido.
Desde la LISMI, se establece la prevención como obligación del Estado, ¿pero está el Estado cuidando de la salud de sus ciudadanos y en este caso de las personas con minusvalía, permitiendo fumar en sitios públicos?
La Fq es una enfermedad especialmente vulnerable a los efectos del tabaco, ¿por qué no se nos protege, por qué el ocio nocturno se desatiende, y resulta ser un privilegio para el fumador?

El ser humano es un ser social que necesita de las relaciones de los demás para vivir, necesita de los vínculos afectivos con otras personas, que sirven de prevención de diversas enfermedades emocionales y que al mismo tiempo constituyen un apoyo fundamental para las enfermedades físicas. La salud es un completo bienestar de los sistemas físico, psicológico y social, sistemas que no son independientes unos de otros sino que se influyen y afectan entre sí. No cabe duda que la discriminación a la que se ve sometido el no fumador influye en su vida social, que queda limitada a no ser que opte por sacrificar su salud física, tesitura que no es razonable de ningún modo.

Las alternativas de ocio son muchas, como algunos estarán pensando, pero eso no significa que el no fumador tenga que renunciar el ir a una discoteca o reunirse en un bar o pub con sus amigos, por el hecho de que pueda hacer otras cosas. Todos tenemos derecho al ocio que queramos.

Creo que la raíz del problema está en los valores y la cultura que desde las escuelas y en la sociedad se está inculcando, de tolerancia al tabaquismo, así como el no respeto a los derechos individuales. No estamos educando a nuestros jóvenes en la asertividad de lo que resultan múltiples conductas agresivas y no tolerantes, como el fumar en lugares públicos.
La mayor parte de las personas que hacen uso de locales de ocio nocturno, no es consciente de que su opción individual de fumar le convierte en agresor de la salud de las personas que comparten espacio con él. No respeta la libertad y los derechos de los otros usuarios, en definitiva, impone su decisión de fumar a los demás, atentando contra la salud pública, amparándose en muchas ocasiones en la ley.

Pero en mi opinión no porque la ley les permita fumar en lugares públicos, estas personas dejan de ser responsables de sus hechos, ni dejan en mi opinión de ser egoísta, porque uno siempre puede elegir como comportarse, y valorar si su conducta está siendo poco ética o solidaria.

Si el gobierno no pone freno a esta situación mediante leyes que velen por la salud de todos, no está haciendo sino convertir el ocio nocturno en un privilegio de aquel que no valora ni respeta su salud ni la de los demás: el fumador. Lo que supone una discriminación del NO FUMADOR en toda regla.

No cabe duda de que el cambio de actitud no lo va a conseguir una ley, sino que se conseguirá desde la reflexión individual de cada uno sobre el respeto y la tolerancia, así como desde la educación en valores, replanteándonos una cultura dominante que une el tabaco con el ocio pasando por encima de la salud de todos, algo totalmente irracional, que constituye un grave problema en España y retraso ético y moral con respecto a otros países.

No obstante es la Ley la que debe poner freno inmediatamente a esta injusticia social y proteger la salud de todos.

Permalink 4 comentarios

Next page »