Un Paraíso Pulmonar – 1. Grazie Mille, Calle Mayor 31

abril 27, 2008 at 9:16 pm (Uncategorized) (, , )

Delicioso aunque Travieso

Después de pasar el día alternando entre el humo de los coches y el que emana de los palillos que los activos meten y sacan de la boca cual juguete sexual, el pasivo va en busca de un pequeño paraíso para escapar, aunque sea por unos minutos, del cóctel químico que ahoga la ciudad.

Son pocos pero existen. Muchas veces hay que ir solo, lo que parece mentira si 7 de cada 10 españoles son pasivos en busca de oxígeno, pero la sociedad todavía no se ha imbuido de ese deseo de reclamar los derechos, y dada la opción de elegir entre morir asfixiados por los amigos, y la soledad, los madrileños optan por el primero, como corderos que hacen cola para la matanza. Entras con cautela, mirando a tu alrededor, a no ser que alguien te vea y se percate de que eres pasivo; Saludas al camarero con un aire de complicidad, y él responde con un gesto parecido, que entiendes como el reconocimiento de tu condición y de tu inclusión en el secreto clan de los no fumadores ocasionales.

En este caso el camarero es siciliano, y también lo son los propietarios. Cuidado con lo que te comas, o más bien de que no se entere nadie fuera del círculo de que además de ser pasivo, frecuentes un local en el que los pasteleros cometen un sacrilegio tan grande como rellenar los pasteles con NUTELLA. ¡¡Aghhhh!! ¡Como se enterasen los Nocillanos, estallaría la Guerra en un plisplas…

Llamada a la comisaría,

– “Buenas tardes, acudan sin retraso a la Calle Mayor, 31, Pasticcería Grazie Mille. He pillado in fraganti a un grupo de insumisos que no sólo se niegan a tomar su dosis diaria de tabaco, sino que también consumen alimentos caseros con un ingrediente sabor a chocolate, prohibido por el decreto H154 de la Generalísima de la Esperanza Madrileña”.

– “Mensaje recibido, enviaremos una patrulla con máxima prioridad. No podemos tomar estas cosas a la ligera”.

– “No, sargento. No es nada ligero. Tiene que tener el colesterol altísimo. Espero que no dejes escapar a esos sinvergüenzas. La industria tabacalera depende de su empeño”.

Que sirva de aviso. Las pasteleros ingleses adoptaron en los años 80 el famoso y muy exitoso eslogan, “Naughty but Nice” (Rico aunque Travieso). Visitar la pasticceria Grazie Mille es, en efecto de los actos más traviesos que puede cometer un infiel en la ciudad de las mil esquinas, entre el Rouco y la Esperanza. Pero por qué negarlo. Los insumisos pasivos por lo menos podemos disfrutar de unos pasteles riquísimos y de un café de primerísima calidad. Y si no es Saimaza, ¡que no se lo digas a nadie!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: