Dicen que soy ‘fascista’

junio 25, 2008 at 9:06 am (Uncategorized) (, , , )

Así, tal cual. Esta semana me han llamado ‘fascista’. Y no, no ha sido ningún ‘hooligan’ sino una persona ‘normal y corriente’.. porque claro, con cada tos provocado por el humo que tengo que soportar, durante 10 horas al día, en situaciones que no puedo evitar, con los dolores de estómago, con los vómitos a las 2 de la mañana, con la desesperación y la sensación de estar en una cárcel, con cada sufrimiento, cada grito, es para los fumadores, un grito fascista.

Cuando las mujeres lucharon por el voto, claro que también eran fascistas por no aceptar el dictado de sus maridos. Los exiliados del franquismo eran fascistas por pedir la libertad. Los blancos que lucharon por mantener la esclavitud en Estados Unidos, no hacían más que defender el país frente a la oscuridad del fascismo igualitario.

Estoy cansado. Lucho por una causa en un país que no es el mío, un país que me encanta, una causa que afecta el 70% de la población que no es fumadora, pero que rara vez se atreve a alzar la voz. Lucho por una causa porque no quiero que ganen las tabacaleras en su lucha sin cuartel por someter a la población no fumadora a la dictadura del humo, una causa que se va conquistando en el resto de Europa y del mundo – hasta en Nigeria – pero para la cual en España todavía no se ve la luz al final de túnel. Lucho porque todos podamos trabajar en condiciones humanas, tener vida social en condiciones humanas, y dormir en condiciones humanas. ¡Pero me llaman ‘fascista’!

No veo solución a corto plazo, ni tampoco a medio. La crisis económica ha silenciado nuestra voz en los medios de comunicación. Cada día estoy un poquito más enfermo, me cabreo, escribo entradas en mi blog, participo en foros, movilizo a la gente que piensa como yo y que también se atreve a hablar. Me han llamado ‘pesado’, me han criticado por ‘llevar el tema hasta la obsesión’. Y ahora, soy un mero ‘fascista’.

No sé qué tipo de país es un país que llama ‘fascista’ a los que luchan por la libertad. No sé si llorar o reír. La vida tiene que seguir adelante, todos tenemos nuestras obligaciones, deudas, necesidades y ambiciones. Con 31 años, uno no puede levantarse y marcharse con tanta facilidad. Las decisiones requieren tiempo, sacrificio, perder algo por el camino, perder cosas por las que también se han requerido mucha batalla, reconocer que ha terminado un sueño. Pero cuando la sociedad no avanza, tampoco se pueden olvidarse de las cruces como si nada. No sé hasta cuando aguantaré, pero algún día seguiré mi marcha, y me iré en busca de la libertad y el oxígeno que añoro, y que de momento no encuentro en España. No sé cuando llegará el día: en 6 meses, un año, dos, no lo sé. Pero llegará. Y no podrá tardarse mucho más. Demasiado está en juego.

Anuncios

1 comentario

  1. Javier said,

    Muy buen articulo, es la verdad que a veces nos toca..
    Luchamos por algo y nos dicen fascistas, claro esta que son esas personas que no saben un comino de politica.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: