Fumar ‘cómodamente’ cuando eres no fumador

agosto 25, 2009 at 11:13 am (Uncategorized) (, , , , , , )

Tabaco

El 1 de enero de 2006 entró en vigor la ley española 28/2005 ‘de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco.’ Para las empresas tabaqueras la ratificación de esta ley se trató de una victoria tras muchos meses de esfuerzos por convencer a las autoridades sanitarias de nuestro país sobre la conveniencia de crear una ley descafeinada, menos estricta de las que venían aprobando en países como Italia, Irlanda y Escocia. La definición de la nueva ley, por su complejidad y por la estructura descentralizada del España, haría imposible su implementación y vigilancia, y lo que es más serviría a las tabaqueras como referente para convencer a otros países sobre los ‘beneficios’ de la ‘convivencia’ de fumadores y no fumadores en espacios llenos de humo.

En marzo de este año, durante la Conferencia Mundial sobre el Tabaco y la Salud que se celebró en Bombay (India), dos representantes del Centro para la Investigación sobre el Cáncer alemán presentaron un documento titulado “No te dejes engañar por la solución española”, en el que resumieron el fracaso de la ley antitabaco española e impulsaron a los demás países a no repetir los mismos errores.

Para cualquier habitante de España, la mayoría de las conclusiones son de sobra conocidas. Resume las diversas interpretaciones de la ley nacional en las diferentes Comunidades Autónomas con un papel destacado para Madrid, Valencia, Castilla y León y La Rioja como las Comunidades que más han flexibilizado la ley. Según el estudio, sólo el 15% de los 300.000 locales de hostelería y sólo el 10% de los locales de menos de 100 metros cuadrados en España se han declarado libres de humo. Respecto a los espacios de más de 100 metros cuadrados, sólo el 15% respetan las normas de señalización y de separación de las zonas de fumadores y no fumadores.

Sin embargo, lo que más llama la atención del informe, son los datos que nos proporciona sobre los esfuerzos de la tabaquera Philip Morris por persuadir a los responsables de sanidad de otros países para que adopten medidas parecidas a la ‘solución española’. Según estos textos internos, la tabaquera arguye que “no se puede ganar el debate público sólo con argumentos científicos. Sólo hemos ganado mediante estrategias de relaciones con autoridades y el trabajo con aliados a quienes les preocupa la desmesura de algunas de las medidas contra el tabaco.” En una tormenta de ideas realizada por esta misma empresa, se llegó a la conclusión de que cualquier solución debía incorporar sistemas de ventilación para eliminar la necesidad de separar zonas de fumadores y no fumadores y afirmaron que la mejor estrategia era hacer eco de los intereses de grupos afectados por las políticas antitabaco. Aquí no hace ninguna referencia a los trabajadores sino a los intereses económicos de los propietarios de la hostelería y a la libertad de los fumadores para elegir. Finalmente, sugiere que los contactos con autoridades no se realicen directamente a través de Philip Morris, sino a través los grupos económicos ‘afectados’ al tratarse de un método más eficaz para convencer a las autoridades sanitarias.

Los objetivos principales de Philip Morris, según indica el informe eran:

1)  Reducir la tensión entre fumadores y no fumadores.

2) Permitir que tanto fumadores como no fumadores puedan fumar cómodamente (sic) en la gran mayoría de locales de hostelería.

3) Parar los esfuerzos de prohibir el consumo de tabaco, sobre todo en hostelería y restauración.

4) Demostrar que es posible ‘fumar cómodamente’.

Según los autores del estudio, el resultado de la ley española ha sido la reducción de las partículas finas en un 94% en los lugares de trabajo y sólo una reducción mínima en los grandes locales de hostelería, los pubs y las discotecas. Respecto a los trabajadores de hostelería, afirman que están más expuestos al humo que antes ya que los fumadores ahora van a los bares específicamente para fumar. Además, se obliga a las mujeres embarazadas a trabajar en ambientes llenos de humo de tabaco.

¿Quién se siente cómodo con semejante legislación? ¿Los fumadores ya se mueren cómodamente como en los campos de concentración nazis? ¿Los no fumadores se sienten cómodos al inhalar ingentes cantidades de humo de tabaco sin filtrar o al tener que echar toda la ropa en la lavadora y ducharse al regresar a casa? ¿Las tabaqueras se sienten cómodos al colaborar en la mayor matanza de ciudadanos desde la II Guerra Mundial? O para estar cómodo, ¿sólo importa el dinero?

Anuncios

10 comentarios

  1. ubaldo said,

    Excelente post, es tuyo Adrian?

    • Adrian Elliot said,

      Claro que es mío. Saludos.

      • Norberto Mavroedes Royo said,

        Pues naturalmente que estoy de acuerdo contigo. La “cosa” es muy simple:
        El derecho a respirar aire no contaminado es superior al derecho a fumar y contaminar el aire, estemos más “maduros” o dejemos de estar menos “maduros”.
        DNI: 50.751.904-N

  2. Ibeth said,

    Es necesario que la gente entienda que por cuestiones de salud se debe ampliar la ley antitabaco.
    Los no fumadores tenemos derecho a respirar un aire limpio y a no tener que sentirnos culpables cuando alguien fuma en un lugar cerrado y le pedimos que apague su cigarro.

  3. Pepe Balaguer said,

    Yo digo lo mismo que hace 4 años: en la calle PROHIBIDO FUMAR, como en Tokio….no tengo que aguantar los malos humos de los viandantes….ya bastante tragamos los humos de los coches…….. en cuanto a espacios cerrados tipo bares , rest. discos, etc….. si son privados, que hagan lo que quieran allí….. ya se apañarán, yo lo que quiero es que no me molesten a mí !!!!! saludetes……..

  4. Encarni said,

    Pues se ve según esto la mano de las tabacaleras en todo lo que se está leyendo últimamente o viendo en TV. Usan a los hosteleros para que se quejen, en vez de hacerlo ellos. Y los de la tolerancia, usan esos argumentos de tabacaleras, de la libertad del fumador, etc.

  5. Tercera Opinión said,

    Para que después venga Bebe y diga que no va a dejar de fumar por estar embarazada.

    Te invito a leer mi artículo:
    CUALQUIERA PUEDE SER MADRE

    http://www.terceraopinion.net/2009/11/08/cualquiera-puede-ser-madre/

    Un saludo

  6. ciro said,

    La figura del fumador pasivo como individuo con mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón o enfermedades respiratorias y coronarias está plenamente aceptada por la comunidad médica y la sociedad en general y cada vez son más las barrearas impuestas al consumo público de tabaco. Sin embargo, un nuevo estudio que ha seguido a más de 35.000 individuos, no fumadores pero expuestos al tabaco, durante 40 años ha venido a echar por tierra algunas de estas creencias. Parece que estar casado con un fumador no es tan malo como se pensaba.

    En la actualidad se acepta un incremento del 25% al 30% en el riesgo de enfermedades cardiovasculares para los fumadores pasivos y del 20% para el cáncer de pulmón. De hecho, la inhalación pasiva del humo del tabaco está formalmente incluida dentro de los factores que originan cáncer y está demostrada también su fuerte asociación con enfermedades respiratorias como la bronquitis crónica y el asma.

    Sin embargo, siempre ha existido cierta controversia respecto a los datos ya que todos provienen de meta-análisis, o revisiones de estudios previos, donde es difícil uniformar criterios. Además, la cuantificación del consumo pasivo de tabaco clásicamente se evalúa estudiando a sujetos que nunca han fumado y cuyo cónyuge es fumador activo.

    Los autores se propusieron estimar con fiabilidad si existe algún aumento de la mortalidad por cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares o bronquitis crónica en los cónyuges de fumadores pasivos. Para eso han seguido entre los años 1959 y 1999 a 35.561 de estos sujetos. Sorprendentemente, no han encontrado diferencias significativas en la mortalidad por estas causas respecto a los sujetos cuyos cónyuges tampoco fumaban.

    No se encontró ninguna asociación ni siquiera tras corregir para más de siete factores confusores, para cualquier nivel de exposición o una vez excluidos a los participantes con enfermedad conocida previa. Esta es la serie uniforme más larga publicada hasta la fecha. Lo que sí se ha confirmado es una fuerte asociación dosis dependiente entre el consumo de tabaco y el desarrollo de enfermedad coronaria, cáncer de pulmón y bronquitis crónica.

    El editorial que acompaña al artículo, ambos publicados en ‘British Medical Journal’ reconoce los problemas derivados de extraer datos epidemiológicos de este tipo a partir de meta-análisis y la posibilidad de que se haya sobreestimado el efecto nocivo del consumo pasivo de tabaco. Y es que es francamente impreciso cuantificar la inhalación pasiva de humo (se utiliza clásicamente a los cónyuges no fumadores de sujetos que fuman), y evidenciar un pequeño aumento del riesgo mediante métodos epidemiológicos convencionales.

    Podemos apreciar la imprecisión de estos métodos si tenemos en cuenta factores como el nivel económico y social de los fumadores y sus cónyuges no fumadores. Por ejemplo, en la serie ahora publicada, los fumadores de 1959 y por tanto sus cónyuges, presentaban un nivel más elevado que los no fumadores. Sin embargo el segundo grupo analizado, a partir de 1982, los sujetos fumadores poseen un nivel socio-económico más bajo, un factor que puede influir decisivamente en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

    ——-
    Soy fumador pasivo desde el año 0, fumador activo desde los 19 y mis pulmones no tienen ninguna mancha. Mi madre es fumadora pasiva desde muy pequeña y activa desde los 20; en la actualidad tiene 71 y sus pulmones están intactos. Mi abuela fumó hasta los 94 años y no pereció de cáncer….sus pulmones estaban intactos. Y os aseguro que los tres (por no citar a más miembros de mi familia o amigos varios) nos tragamos el humo.

    Respeto mucho a quién no desee fumar ni respirar humo ajeno; pero estáis sacando las cosas de su sitio.
    En vez de preocuparos tanto del tabaco, deberíais preocuparos de lo que coméis, de la polución, de las farmacéuticas, etc…

  7. Javier said,

    Me ha gustado el escrito y considero que la información adoptada es muy interesante. Por mi trabajo me muevo por la comunidad autónoma vasca, Navarra y La Rioja. Con diferencia, con mucha diferencia, donde peor se ha llevado la ley es en el País Vasco. Hay centros comerciales con una cefetería en el centro de sus instalaciones donde con una mámpara se separa la zona de fumadores. He entrado en consultas de médicos en el Hospital de Cruces (centro público en Bizkaia) donde olía a tabaco; en sucursales del Banco de Santander donde salía el olor del despacho cerrado del director de la misma; en ciudades como Getxo (90.000 habitantes) hay dos cafeterías libres de humos, etc. La consejería que gestionaba la ley estaba regida por IU, pero eran los ayuntamientos los que debían hacer el seguimiento y las sanciones, y estos se han negado aduciendo que no tienen medios (lo que es totalmente falso, bastaba con que lo asumieran los departamentos de sanidad de los mismos) Entre unos y otros la ley no se ha puesto en vigor. Con el PSOE hasta la fecha (llevan ya seis meses en el gobierno) no han hecho nada aunque han anunciado que van a proceder a prohibir el consumo de tabaco en todos los espacios cerrados (pueden acerlo por competencias) Un saludo

  8. Anónimo said,

    Ciro, Me alegro que te encuentras con tan buena salud tras tantos años de estar rodeado por el humo de tabaco. Me gustaría concederte la medalla de los Pulmones de Hierro 2010. Lamentablemente, no todo el mundo corre la misma suerte, y los efectos de estar continuamente expuestos al humo de tabaco están ampliamente documentados.

    No se trata de definir la probabilidad de padecer un cáncer de pulmón, la enfisema u otras enfermedades grotescas que al parecer a muchos fumadores españoles les encantaría padecer viendo la fuerza con la que luchan por ‘el derecho a fumar’, sino del derecho de cualquier persona a poder tener una vida social plena sin tener que padecer la molestia del humo de tabaco o los efectos perniciosos para su salud por muy grandes o pequeñas que sean.

    No sé a qué estudio te refieres ya que no das detalles, de todas formas, la experiencia del no fumador en España, y algunos otros países como pueden ser Luxemburgo o Austria (casi todos los demás países europeos tienen leyes más respetuosas con el no fumador), es el de no poder respirar por las condiciones ambientales de la inmensa mayoría de los restaurantes, bares y discotecas. Luego está el hecho de pasar la noche en un ambiente drogado, además, con una droga que actúa como depresivo con lo cual te deprimes, que es justo lo contrario de lo que la mayoría de la gente busca cuando sale a la calle un sábado por la noche. Y mucho peor cuando fuman en tu lugar de trabajo, algo todavía demasiado común en España. Luego, llegas a casa apestando a humo, lo que en el caso de tener pareja es suficiente para romper la relación. Y finalmente, en muchos casos, como es el mío, pasas entre 2 o 4 días con la voz afectada. Imagínate lo que eso significa para un profesor, un cantante o para cualquier profesional que necesita su voz como principal herramienta de trabajo.

    Y esos sólo son los efectos a corto plazo. Comparar esa realidad con la de contaminación atmosférica sólo busca confundir. Desde luego hay que combatir la contaminación con todas las medidas a nuestra disposición, pero la contaminación que supone el humo de tabaco es en absoluto necesaria y ya se ha demostrado en numerosos países que es muy fácil eliminarla y que el efecto es positivo para toda la sociedad, tanto los fumadores que tienen otro incentivo para abandonar su pernicioso hábito, como para los que no.

    La actitud de los que defienden el humo de tabaco hoy en día es la del acosador. Es una actitud autoritaria que no admite el debate racional porque hasta obvian las leyes existentes que cuentan con el apoyo de una amplia mayoría social y que son burladas por los poderes autononómicos en todo el territorio español. Defender el incumplimiento de una ley con argumentos caducos es defender la ilegalidad e ir contra la voluntad de los ciudadanos que ahora reclaman medidas más eficaces para proteger su salud y su bienestar de la fría mano asesina de las tabaqueras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: